• Helen Flix

Vientos del pasado, Vientos del futuro


Sabemos que este es el primer libro de una colección. ¿Cuántas entregas la componen?

En principio he pensado en tres entregas, una trilogía

¿A qué o para qué edades va dirigido? ¿Se podría considerar un libro juvenil?

Está pensado para jóvenes de corazón y de mente, podríamos decir que desde los 15 años a los 100 años. Entre los personajes principales nos encontramos a siete teenagers, con sus historias de descubrimiento del amor y de ellos mismos. Además de personajes de mediana edad y sabios ancianos.

Dices en un vídeo que has compartido en medios sociales, que es un libro donde todo es posible, ¿por qué?

A ver cómo respondo esto. Es mi percepción sobre la obra porque puedes leerlo como una historia sin más, puro entretenimiento. O puedes reconocer en él un compendio de conocimiento ancestral de distintas tradiciones, tanto filosóficas como espirituales y esotéricas, pero también hay ciencia, conocimiento sobre sistemas ecológicos, sobre física cuántica y bastante psicología de la comunicación, incluso hay un personaje Saga que nos explica cómo estamos concebidos los humanos para trascender los errores de nuestros ancestros en pro de la mejora de la especie y nuestros ensayos de acierto-error en esa tarea a lo largo de la historia de la humanidad.

Has tardado cerca de un año y medio en acabar la obra, ¿has necesitado documentarte o tus experiencias personales te han ayudado a definir la trama?

He tardado tanto tiempo por dos motivos: el principal es que intervienen muchos personajes, mundos o zonas del planeta distintas con modos de vida diferentes y cada una de ellas con un significado importante y específico dentro de la trama. El segundo motivo es que mi tiempo para la escritura, sin el COVID-19 que me regaló algunos fines de semana y fiestas sin poder hacer nada ni con la familia: madre, hijos, nueras y nietos, ni con amigos, incluso sin poder salir a la calle, suele ser muy limitado y una novela de estas características es muy compleja de coger y dejar o de escribir a ratitos sueltos. La pared de mi despacho, donde escribo, parecía la de una sala de investigación con descripciones de los personajes, los hilos familiares y relacionales y los movimientos de un mundo a otro de los éstos dentro de la historia. He necesitado buscar los documentos y los escritos, así como los libros que contenían el recuerdo de mis aprendizajes o los diarios de mis vivencias para plasmarlos.

Al decir que no hay diferencia de lenguaje entre géneros, ¿quieres dar a entender que en este mundo mágico, son todos iguales?

La idea es que después de muchos siglos de guerras y destrucción, un grupo de nuevos líderes y dirigentes deciden gestionar un mundo donde no existan palabras que inculquen ideas de diferencias de género, guerra, categorías sociales ni económicas. Crean una sociedad basada en la idea cooperativa y especializada de las células del cuerpo humano. Pero al igual que en el libro “Un Mundo Feliz” de Aldous Huxley, hay mucho más que el ideal de crear por fin una sociedad de paz y libre de limitaciones mentales.

El título nos llama mucho la atención: Nieve y arena, ¿cómo se te ocurrió. Tiene que ver con la temática que nos encontraremos entre sus páginas?

Los dos títulos tienen intención la Saga nos habla de Vientos del Pasado. Vientos del Futuro, como concepto de que el pasado crea irremediablemente el futuro, y si no entendemos las lecciones del pasado como tal, estas se repetirán sin cesar en el futuro. Nieve y Arena que es como se llama este volumen, nos habla de la polarización que existe en este mundo “ideal”, donde los extremos luchan por el poder y la población que vive en este mundo feliz ni se entera. Sé que el lector lo entenderá al adentrarse en los entresijos de la historia de inmediato porque el título, y el lector curioso, incluso, podrá descifrar los lugares que se describen en Nieve y Arena aunque no estén denominados con sus nombres más populares.

¿De qué manera ha contribuido tu experiencia familiar?

He tenido la suerte de tener unos padres valientes y emprendedores, lo que nos llevó a viajar y vivir a temporadas entre culturas muy distintas a las nuestras en una época que solo se viajaba para migrar. Lo que me permitió asimilar como normales otras tradiciones y culturas. Al estar sumergida en ellas terminas aprendiendo e integrando conocimientos que de otra manera solo son anécdotas de guías turísticos o representaciones para turistas. Eso trajo consigo que cuando tuve edad para trabajar acepté, a pesar de peligros o de ser mujer, desplazarme a lugares del mundo que siguieron aportándome conocimientos pero esta vez buscados. Por otro lado cómo explicaría Saga en el libro, el hecho de que mi abuela materna y mi papá tuvieran como ideal “salvar el mundo” aportando cambios a la sociedad, cada uno desde ideales distintos, dejó en mí la impronta de necesitar seguir trabajando para que nuestros hijos y nietos recojan un mundo mejor.

Los seres humanos, en general, somos un compendio de rutinas, de hacer y deshacer, de andar y desandar. Este libro ¿podría considerarse como una ayuda para que mejoremos como tal?

Pienso que sí, con esa idea surgen todos mis libros. Con la ilusión de que cada uno encuentre en algún lugar del mismo una frase, una reflexión, un ritual o un ejercicio que le ayude a mejorar o a ver las cosas desde un lugar que le permita la apertura al cambio para poder superar sus propias limitaciones heredadas culturalmente, educativamente o por sus propios traumas o experiencias etiquetadas como fracasos.

¿Cómo surge la idea no tan solo de este libro, sino de la saga?

Mi primer libro “Nuevos Amaneceres” estaba dirigido a mi hijo Héctor por entonces a sus 12 años todo un devorador de libros, con tramas fantásticas como Dune, El señor de los anillos… Yo sentía que necesitaba transmitirle que era el amor, el respeto hacía el cuerpo femenino, el rechazo en general a la violencia, te hablo de los años 90 del pasado siglo. Después le siguió Thor porque el primero lo devoró, pero mi editor de entonces me pidió alguna novela basada en personajes de nuestro mundo real, y desde entonces no había vuelto a los orígenes aunque deseaba adentrarme de nuevo en este estilo literario que tanto disfruto. Y qué mejor que mi libro numero 19 fuera retornar a los inicios y esta vez a lo grande con tres libros interconectados.

Háblanos de sus personajes

Tenemos jóvenes que viven en ese mundo ideal y que desconocen la realidad, como son Sofía una niña huérfana, Samuel hijo de una médico, Mar y un biólogo que recupera especies desaparecidas. Por otro lado 13 jóvenes druidas instruidos por Merlín y Cliondra. Los Sabios de La Tierra Pura, un mundo perdido que han aprendido a vivir de verdad en Paz y que guardan los ancestrales conocimientos del mundo. Junto con seres férricos, magos, inmortales que intentan mantener el poder y el equilibrio del planeta frente al deseo de poder de algunos de los personajes.

Nieve y arena. Colección: Vientos del pasado. Vientos del futuro, lo puedes adquirir en la tienda de nuestro sitio WEB

Nieve y arena, Helen Flix

“Nieve y Arena” es el primero de los volúmenes de “Vientos del pasado, Vientos del futuro”, a través del cual la autora nos narra con todo lujo de detalles, los mundos que componen la saga, recorriendo los kibus científicos, pacíficos e inocentes, los clanes de poder que luchan en el mundo del Árbol de la Vida y en el Poblado del Mundo. Viviendo aventuras mágicas, descubrimientos científicos, mundos alternativos, intrigas, asesinatos y amor. Merlín, Nimué, Ragnar y los seres féricos, intervendrán para ayudar al planeta a sobrevivir, participando en rituales y juegos de poder. ¿Podrán los poderes fácticos ganar de nuevo al intento de crear un Mundo en paz y armonía entre todos sus habitantes? Es un libro de entretenimiento, de filosofía, de espiritualidad, de psicología, de alquimia, es todo lo que el lector se atreva a buscar en él.

Helen Flix









11 vistas0 comentarios